8 de marzo de 2009

Programa IRIS: Una solución psicoterapéutica al estrés y al burnout


Hoy empiezo...

Tragedia, desierto, destrucción, vacío interior..., quizá estos términos sean los que mejor definan el burnout; cuánto de acertado estuvo Freudenberger. Pero aún más, podríamos, de un modo análogo, utilizar los términos estrés, soledad, ansiedad, depresión..., como sinónimos de aquellos. E incluso podríamos llegar a pensar que cuando el autor hace referencia al hecho de que los recursos internos se consumen, estuviera dando la clave para comprender el por qué de este problema de carácter preferentemente emocional que tanta y tanta repercusión negativa tiene sobre la salud de los profesionales sanitarios.

No hay mejor manera de solucionar un problema que haberlo comprendido previamente.

La necesidad de estudiar el burnout se ha hecho particularmente intensa en los servicios de salud.

Promover la salud, prevenir la enfermedad, curar y rehabilitar, son tareas que producen satisfacciones, pero también muchos problemas y dificultades en el personal de estos equipos, que suelen tener una alta tasa de trastornos y factores de riesgo asociados, debido entre otras variables, a la fuerte tensión laboral a que se ven diariamente sometidos. Ya que el burnout se ha ido convirtiendo en una amenaza a los equipos de salud, es de interés, de sumo interés saber identificarlo y manejarlo consecuentemente.

Para identificar el burnout, será necesario definirlo convenientemente, así como estudiar los modelos teóricos explicativos.Para poder manejar el burnout, es necesario “aprender de él”, de su “comportamiento”, de su manera de distribuirse y de desarrollarse; entonces estaremos en disposición de saber como controlarlo, como evitarlo, o como hacerlo salir de nuestras vidas. Algunos investigadores ya han intentado ponerle un “cerco” teórico, e incluso otros han llegado a “actuar” y han elaborado programas de intervención.
No estaría de más elaborar un programa de intervención que pudiera limitar los efectos negativos de esos “viajeros” que amargamente nos acompañan, e incluso podríamos, a partir de la implementación de dicho programa, ganarles la partida; el programa I.R.I.S. surge para intentarlo y vaya si lo consiguió.
No sólo deseábamos exponer y nombrar una vez más un problema, sino que pretendíamos darle una solución, ya que quizá sea sólo lo que quedaba por hacer.


El principio ya fue, el fin está por llegar.



Esta es la introducción de mi Tesis Doctoral que puedes consultar y descargar en 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails